domingo, 28 de febrero de 2010

LOS LLAMAMIENTOS
Fil. 3:14

INTRODUCCIÓN: Al estudiar la Biblia podemos darnos cuenta que el Padre le hizo varios llamamientos a su hijo Jesús para poder realizar el plan de salvación y de esta manera regresar victorioso a la casa de su Padre, y lo mismo que le sucedió al cuerpo físico le suceder al cuerpo místico que es la iglesia para poder llegar a la perfección.

DESARROLLO: Es importante considerar que un llamamiento es una invitación que Dios nos hace para que realicemos un servicio para el, o para que alcancemos un galardón. Hay multitud de llamamientos, pero estudiaremos cuatro principales, hasta llegar al Supremo Llamamiento.

1. Del cielo a la tierra (preexistencial)
2. De Egipto a Israel (para salvación)
3. De Israel al Jordán (para servir)
4. De la tierra al cielo (para inmortalidad)

1. DEL CIELO A LA TIERRA, 1 P. 1:20, Ro. 8:29­30:
El Señor Jesús vino a la tierra para poder cumplir el mas grande sacrificio por la humanidad (la expiación de los pecados) y para ello tuvo que tomar un cuerpo semejante al nuestro (Jn.1:14, He. 2:14) llamamiento que le fu‚ hecho desde antes de la fundación del mundo. Estando aún en la casa del Padre (2 Ti. 1:9) se nos hizo un llamado esta tierra para cumplir una tarea específica para lo cual es importante tene una identidad y cuando nos llamen poder decir, heme aquí¡ (Is. 6:8)

2. DE EGIPTO A ISRAEL, Mt. 2:14, Os. 11:1, 1 P. 2:9:
En Jesucristo este llamamiento se cumple literalmente, en nosotros figurativamente, nos señala el momento cuando el Señor nos llama del mundo de pecado (Egipto) para que vayamos a Israel (formar parte de su nación espiritual Gá 6:16) y poder recibir las siguientes bendiciones:
a. Pasar de muerte a vida (Jn. 5:24, Ef. 2:5, Col. 2:13)
b. Pasar de las tinieblas a su luz (Col. 1:13, 1 P. 2:9)
c. Ser pueblo de Dios (Ef. 2:19, Ro. 8:25­26)
d. Ser hijos de Dios (Jn. 1:12­13)

3. DE ISRAEL AL JORDÁN, Mt. 3:13, Lc. 1:74:
Después de ser salvos recibimos otro llamamiento, ahora para servir a aquel que nos salvó, Jesús descendió al Jordán para ser bautizado y dar inicio a su ministerio, es importante saber que el río Jordán es una de las partes mas bajas de la tierra quiere decir que para servir tenemos que humillarnos, Jesús no vino a ser servido (Mr. 10:45), el servicio a Dios tiene sus requisitos:
a. Es un don (regalo) de Dios (Ro. 12:7)
b. Se requiere diligencia (Ro. 12:11)
c. Convertirse de los ¡dolos al Dios vivo (1 Ts. 1:9)
d. Tener una conciencia purificada (He. 9:14)
e. Tener gratitud (He. 12:28)

En el servicio a Dios somos levantados para 3 cosas específicas, (Is. 42)
a. para ser vistos (luz al mundo)
b. para morir (Ro. 12:1)
c. para ser honrados (1 S. 2:30)

4. DE LA TIERRA AL CIELO (Jn. 3:13, Ef. 4:10):
Con este llamamiento se cierra el ciclo, y de igual manera que el Señor Jesús regresó a la casa del Padre nosotros volveremos al lugar de donde salimos, A LA CASA DE NUESTRO PADRE CELESTIAL (Sal. 23:6 Biblia de las Américas) y dice en Apocalipsis 3:12 QUE NUNCA MAS SALDREMOS DE ALLÍ, pero debe haber en nosotros el anhelo del salmista David; no descansar‚ hasta que no despierte a su semejanza (Sal17:15), y tener una meta como el apóstol Pablo; EL PREMIO DEL SUPREMO LLAMAMIENTO, O DEL LLAMADO DESDE ARRIBA. Existen otros llamamientos que son importantes en la vida del cristiano, y son:
- A heredar bendición (1 P. 3:9)
- A tener paz (Col. 3:15)
- A tener esperanza (Ef. 1:18)
- A santidad (1 P. 1:15, 1 Co. 1:2)
- A tener libertad (Gá. 5:13)

CONCLUSIÓN: Dios nos está llamando constantemente, espera que nosotros atendamos a su llamado, por eso nos dice; sí oyes hoy su voz no endurezcáis vuestros corazones, no como el pueblo de Israel que obstinadamente menospreciaba los llamados que Dios les hacía, y que por la misma causa deje de hablarnos como lo hizo con su pueblo Israel, ATENDAMOS LA VOZ DEL ESPÍRITU SANTO EL CUAL NOS GUÍA A TODA VERDAD Y A TODA JUSTICIA.


Sergio Henríquez
Apóstol de Jesucristo

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada