miércoles, 24 de febrero de 2010

El Nuevo Vino

EL NUEVO VINO


Cita Central: Juan 2: 1-12

Vino: producto de la fermentación del jugo de uva, mientras más fermentado este el vino, por el paso del tiempo, su sabor es mejor y su grado de alcohol incrementa, por lo cual el mejor vino es el más fermentado.
Jugo de Uva: Sustancia de uvas exprimidas, e ingeridas sin fermentación (Génesis 40:11).

Citas importantes:
Hechos 2:13. Isaías 12: 3, 44:3, 55:1. Zacarías 14:8. Juan 4: 1.


Introducción:
Recordemos el primer milagro de cristo que fue documentado en el evangelio según San Juan, en el que Cristo convirtió una gran cantidad de agua en vino. Este vino era de una calidad altísima, lo cual hizo pensar a las personas que se había dejado el mejor vino para el fin de la fiesta. Este tema ha sido de mucha confusión entre las personas, incluso entre cristianos, dado que muchas veces se ha querido ayudar a dios, como por ejemplo Abraham quiso ayudar a dios, teniendo a Ismael, dudando de la promesa de Dios, así muchas personas han especulado falsamente sobre este tema, diciendo que el vino que Dios convirtió no era un vino embriagante y que solo era jugo de uva, no queriendo hacer pensar a la gente que Dios aprueba el vino, eso es falso, no ayudemos al señor ya que él no necesita de nuestra ayuda, ese vino era un vino embriagante, y la razón por a cual Cristo hizo ese milagro no fue por darles de beber a unos cuantos insignificantes pecadores, sino para Revelarnos un mensaje a través de ese suceso.

Hay una Revelación de Jesucristo acerca de este acontecimiento que tenía un significado espiritual muy grande y de dimensiones cósmicas, dándonos a entender parte del plan divino de restauración del hombre por medio de la sangre de Jesucristo y de la manifestación gloriosa y sobre natural del espíritu santo, con lo cual el Dios trino terminaría de perfeccionar su creación caída llamada “hombre”. A continuación el espíritu de Dios explicará a nuestros corazones este contenido y nos revelará su verdad.

Desarrollo:

1. A los 3 días se celebro una boda en Caná, luego los que dirigían la fiesta se dan cuenta que no hay mas vino, entonces María Incita a Jesús para hacer el milagro V.1.
• El tercer día en que comienza la fiesta, simbolizan el tercer día en que Jesús resucitó y es ahí donde él abre paso para que descienda el Espíritu Santo, el cual habría de manifestarse en el día de Pentecostés.
• Las Bodas de Caná simbolizan las Bodas del Cordero, donde tomaremos el mejor vino, junto al que nos desposará, Jesús hijo de Dios (Mateo 26:29).

2. Cuando María le insiste a Jesús que no hay vino V. 3 y 4., Jesús le dice “¿Qué tienes conmigo, mujer? Aún no ha venido mi hora.” Esto es porque en ese momento todos veían con los ojos humanos, y alarmados porque la fiesta se arruinaría, más Jesús veía espiritualmente, en otras palabras Jesús le dice a maría: “¿mujer acabo de venir y ya me estas matando?”, porque el vino que hacia falta en la boda es el espíritu Santo, y la única manera que el Espíritu Santo descienda es que el hijo suba y para esto debía morir y cumplir su misión, es por ello que Jesús reprende metafóricamente a maría.

3. María les dice: “Haced Todo lo que el les diga” V. 5, estas palabras con gran contenido profético no pudieron ser entendidas por sus discípulos, ya que para que el vino fuera hecho, tenían que ser obedientes y creer, más pedro (Mateo 16:21-23) le pide a Jesús que no se deje matar y Jesús reprende a Satanás que instigaba a Pedro para decir eso, diciéndole: “Apartare de mí Satanás”, Jesús lo reprende y esto sucede porque pedro y los demás discípulos no tuvieron la revelación de las bodas de caná, al hacer esto pedro no pensó en el Vino que vendría cuando la uva (Jesús) (Juan 15:1) fuera molida (Isaías 53:5) y luego de ella sacar el vino (Espíritu Santo) para ser bebido por pedro en el día de Pentecostés (Hechos 2:13). Jesús ya había prometido el consolador a sus discípulos, pero para que el consolador viniese al mundo, el hijo debería ascender al cielo, pero primero tendría que morir, pero pedro le pide a Jesús que no muera, al hacer esto pedro se estaba oponiendo a la venida del espíritu santo. Cuando el Espíritu Santo se manifiesta en el día de Pentecostés, recordemos que ya había pasado por el proceso del vino, el cual es que la uva fue arrancada de la vid, luego es molida y fermentada, posteriormente tenemos el vino; de esa misma forma la Vid es el padre, y Jesús proviene del padre, luego el fue molido por nuestros pecados, al igual que la uva, posteriormente fue fermentado en los tres días que murió, igual que la uva se fermenta en barriles de roble y posteriormente convertido en vino, cuando el espíritu santo vino a este mundo.

4. Las Vasijas de la Purificación V.6: Las vasijas en las cuales Jesús haría el vino, eran las que ocupaban para el ritual judío de la purificación. Estas vasijas que Jesús ocupó simbolizan nuestro cuerpo que es el templo y morada del espíritu Santo, el cual fue purificado con la sangre de Cristo (Hebreos 1:13 y 9:13).

También hay que agregar que nosotros debemos ser llenos del Espíritu Santo el cual es el harra o garantía de nuestra fe y de nuestra herencia. Dios tendrá que llenar las nuevas vasijas de carne y hueso que hay en la actualidad, las cuales somos nosotros.

5. El número de Vasijas (6) V.6, simbolizan el número de hombre, recordemos Apocalipsis menciona al triple seis como símbolo de hombre (Apocalipsis 13: 17-18). El 6 es el número de hombre y el 7 es el número de Dios, mostrando supremacía sobre el hombre. Y el hecho de ser seis vasijas simboliza a sus escogidos, que tienen que ser llenos con el vino convertido por Dios, o sea el Espíritu Santo.

6. La Cantidad de tres cantaros por tinaja, tiene un significado práctico pero de gran importancia espiritual. Cada cántaro de los que se menciona en ese pasaje le caben 40 litros, lo equivalente a 53.333 botellas de vino en la actualidad (de 0.75 litros), multiplicado por los tres cántaros que le cabían a la tinaja, nos da un total de 160 botellas, multiplicadas por seis (número de total de tinajas), nos da un total de 960 botellas de vino, del mejor vino, y en la actualidad el precio de los mejores vinos del mundo es variado, pero haciendo un promedio diremos que el mejor vino cuesta $400.00 cada botella, y haciendo la multiplicación de las 960 botellas por $400.00, nos da la cantidad de $384,000.00, por lo cual el milagro de Jesús en la actualidad costaría esa cantidad de dinero. Con esto podemos decir que si Jesús hizo un milagro para permitir que personas ajenas a su redil se embriagaran con tanto vino y que en la actualidad costara tanto, ¿qué no podría hacer Jesús para uno de sus hijos?, la respuesta a esto es “Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré”. Juan 14:14.

7. Las Vasijas de la Purificación: implican también que nuestro templo deben estar purificado para recibir el vino del Espíritu Santo, por eso es que antes de su muerte Jesús purifico el templo que estaba invadido por mercaderes, aunque esto lo hacía en alusión a su propio cuerpo (Juan 2:13-22), en conclusión Dios purifica nuestra tinaja, que somos nosotros, nuestro cuerpo, para convertirla en el templo y morada del espíritu de Dios (el vino), pero ésta es purificada a través del agua (efesios 5:26), (Hebreos 10:22), (1 Juan 3:3), y del cual mismo Daniel Profetizó (Daniel 8:14), (Purificación Total), así como Jesús pidió que echaran agua en las 6 tinajas.
Las tinajas deben ser nuevas para poder tener en ellas el vino nuevo, sino los odres o las tinajas se rompen y el vino se derraman y las tinajas se echan a perder (Mateo 9:17), es por ello que el vino de Dios o el Espíritu Santo no puede habitar en corazones no nacidos de nuevo, tienen que nacer de nuevo y ser purificados con el agua de su Salvación (Juan 3:3; 1 Juan 5:4). Es por ello que el vino nuevo solo puede depositarse en odres o vasijas nuevas, es por ello que el espíritu de Dios solo puede habitar en odres, vasijas, templos o corazones de hombres, pero nuevos (Ezequiel 36:26); es por eso que las cosas viejas pasaron y ahora todas son hechas nuevas (2Corintios 5:17).

8. El Agua que Jesús pidió que se echara sobre las vasijas V. 7., simboliza la sed saciada con su muerte, ya que de su costado salio sangre y agua, las que hoy nos purifican. (Juan 19:34), o sea la salvación que de él brotó y que a la vez quita la sed del hombre cuando se llega a él. (a través de su salvación: Isaías 12: 3, 44:3, 55:1. a través de su muerte: Zacarías 14:8 y Juan 4: 14). Y al llenar con agua las seis vasijas que simbolizan a los hombres escogidos, Jesús nos enseña que nos llenará con su salvación y no tendremos mas sed jamás (Juan 4:14).

9. El llenar las tinajas hasta arriba V. 7, significa que nos llenará por completo (Hechos 2:4; 4::21), bien lo dijo David “mi copa está rebozando” (Salmos 23:05), nuestra copa o nuestra tinaja tiene que estar llena de Dios, de su espíritu, tiene que estar rebozando de su presencia. Su gracia nos inunda y nos da la acción poderosa que nos transforma de gloria en gloria, y nos hace vivir y comprender la gloriosa libertad de los hijos de Dios (Romanos 8:21). La Palabra nos enseña que solamente hasta cuando los apóstoles recibieron el bautismo del Espíritu Santo, y obtuvieron la llenura (Hechos 2:4; 4::21), hasta ese momento hablaron con denuedo (Hechos 4:31) la palabra de Dios y hubo un cambio notorio en sus comportamientos (Hechos 4:13). Además el Espíritu Santo es el encargado de explicar a nuestro ser su palabra, él nos entrega la revelación de su palabra, dándonos el evangelio revelado (Gálatas 1:11), por eso tenemos que recibir el bautismo del Espíritu Santo, para luego poder recibir el espíritu de Revelación (Efesios 1:17).

10. El agua es convertida en Vino V. 8, este fenómeno sobrenatural, significa que Jesús a muerto y ha resucitado al tercer día y ha venido el Espíritu Santo, el cual es el nuevo vino que nos embriagará con su poder así como lo profetiza que habrá abundancia de “trigo y mosto” (Génesis 27:28), el trigo es la palabra de Dios y el Mosto es el Vino del Espíritu Santo. Salmos 104: 13-15 (Dios hace que se produzca el vino que alegra el corazón del hombre).

Recordemos lo que ya hemos dicho que Jesús es la vid verdadera, y el Padre es el labrador (San Juan 15:01), y de la vid salen las uvas y cristo es la uva, entonces la uva es molida (Isaías 53:5) para luego sacar el jugo (Génesis 40:11 ), y fermentarlo para convertirlo en vino.

Jesús al momento de morir mancho su cuerpo con la sangre que derramo, su sangre roja broto de su costado y ese sacrificio hoy nos limpia de todo pecado, es por ello que aquel hombre que menciona Isaías (Isaías 63: 1-4), aquel que estaba manchado por sangre ajena, tan roja que parecía que había pisado el lagar, sus vestidos eran hermosos, él era justo y grande para salvar; también había pisado el lagar él solo, ninguna persona le acompaño en esa acción, Amen, vemos como Isaías profetizó acerca de la muerte de Cristo y como da validez al milagro del vino, ya que asemeja la muerte de Cristo, con la fabricación del vino, de la misma forma que el mismo cristo lo hizo con el milagro de la bodas de canaán .

11. El mejor Vino es el que vendrá V. 9 y 10. El Espíritu Santo se está manifestando de una forma sobre natural desde su venida en el día de Pentecostés, pero su mayor gloria está por venir (Isaías 30:26), en el día que Dios Vendrá y aun mayor gloria será manifestada el día que seamos glorificados en las Bodas del Cordero, por eso Dios está dejando el mejor vino para después, al igual que el mejor vino fue dejado para después en la boda de caná. En la fiesta de Caná ya había probado vino y era de la mejor calidad que había, no era vino malo, así esta la humanidad es el mejor vino del Espíritu Santo el que estamos probando, pero viene un mejor vino que desconocemos, por eso creemos que el actual es el mejor, porque cuando sea probado el que viene, este será más gustoso y es porque su gloria irradiará 7 veces más que ahora (Isaías 30:26). El Mejor Vino lo beberemos junto con el que será nuestro Esposo, en nuestra Bona (Mateo 26:29).

12. El Vino de Dios es el espíritu santo y fue convertido el día del Pentecostés, en donde la gente incrédula pensaban que Vino o Mosto habían ingerido los discípulos, lo cual era cierto porque la manifestación gloriosa, sobrenatural y sorprendentemente del espíritu santo es riquísima como el mejor vino (Hechos 2:13).

La Vid es Cristo, El Labrador es Dios Padre y el Vino es el Espíritu Santo (Juan 15:1 y Hechos 2:13), embriaguémonos de su Poder y Amor…

Enrique Herrera.
Area de Rhemas.
2010.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada